Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

viernes, 14 de diciembre de 2012

La escalera del terror.

Todo en la vida te pasa factura y tarde o temprano llega el momento de ajustar cuentas. En mi caso, las incursiones que hago en el mundo del terror reclaman su deuda cuando subo la escalera.
Suele ocurrir cada dos o tres semanas, cuando coincide mi paso por ella a una hora determinada. Esa hora en concreto acontece si es demasiado temprano para encender la luz artificial o si es demasiado tarde para que la luz del sol llegue a iluminarla. En estas circunstancias, una escalera normal y corriente se convierte en el escenario perfecto para rememorar detalles que en su momento pasaron desapercibidos o incluso resultaron graciosos, y que ahora acuden para convertirse en lo que son en realidad: distintas formas de miedo.
Al subir o bajar la escalera me he encontrado con el fantasma de la monja que vaga por tantos hospitales como si de otro trabajador cualquiera se tratase, aunque fuera de su espacio y tiempo. El cruce con el ser vaporoso parece normal hasta que mi saludo queda sin respuesta, hasta que siento ese frío que hiela mi espalda y eriza mi bello, hasta que me doy la vuelta con cautela para descubrir que no hay nadie y tengo que acelerar el paso para marcharme de allí lo antes posible.
En esa escalera he escuchado sonidos que me hacían vigilar cada escalón que subía y hacer una pausa en cada rellano antes de continuar. Debía constatar que se trataba de seres humanos los que los emitían, aunque no tuviera la certeza de si pertenecían al mundo de los vivos o de los no muertos. Y en esa escalera me he topado con objetos que llevaban allí toda la vida pero que engullidos por la oscuridad parecían haber sido movidos por una mano caprichosa y haber cambiado de ubicación.
A fin de cuentas, una escalera normal y corriente cuando la luz abre sus espacios y borra sus rincones, pero que cuando reina en ella la oscuridad da paso a un mundo de ficción que sintoniza mis miedos ocultos y los hace realidad aunque sólo sea por un momento. Por suerte paso por ella en estas condiciones muy de vez en cuando, como en este preciso momento. ¡Cuidado! Parece que oigo algo... ¿lo oyes tú también?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

lo oigo, lo oigo...

Anónimo dijo...

menos cuentos y más trabajar...

Mr. Gibson dijo...

Anónimo 1: Buen oído, sabes bien de qué va todo esto.
Anónimo 2: Hoy era mi día libre. Trabajo mañana y pasado y el otro también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...