Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

lunes, 2 de abril de 2012

El Puente de los Asesinos de Arturo Pérez-Reverte.

De la mano de Iñigo Balboa y Aguirre tenemos constancia de la séptima aventura de nuestro admirado Capitán Alatriste. Tocan tierras italianas esta vez: de Nápoles a Roma y Milán para acabar en el veneciano Puente de los Asesinos que da título a la obra.
Con la maestría del autor para manejar el lenguaje cervantino y las expresiones populares de la época, aprovechando cualquier momento para insertar una oportuna frasecilla, nos encontramos una nueva aventura del Siglo de Oro español, donde no todo relucía como fuera menester. Viendo lo que se cocía en aquellos tiempos, se deduce con facilidad que había el mismo mamoneo entonces que en la actualidad. 
Destacando pasajes memorables como la descripción de la putas de Roma, se entremezclan los sentimientos de ironía por un lado y de malestar creciente según pasan las hojas. Como en otras aventuras del Capitán, la sensación de que todo va a acabar mal flota en el aire, en mayor parte debido a la calaña de los personajes que manejan el cotarro, mucho más pendientes de su honrilla personal, los intereses políticos o del peso creciente de su bolsa.
Mientras deambulamos por las frías calles de Venecia, pequeños guiños nos conducen inexorablemente a la ineludible y fatídica cita con Rocroi, aunque por el camino tendremos tiempo de conversar con nuestro más íntimo enemigo. Siempre desde el mayor de los respetos pero sin pasarse, no vaya a ser que esto se convierta en camaradería.
Se agradecen las ilustraciones de estilo clásico de Joan Mundet, tanto intercaladas entre el texto como al comienzo de los capítulos, que describen a la perfección tanto personajes como escenarios de la trama amenizando aún más si cabe la deliciosa lectura del libro.
¡Ay Capitán! que bien haría su presencia por estas tierras que fueron suyas en los tiempos presentes. Con su valor y su sentido de la justicia pondría a más de uno en su sitio y sin duda nos ayudaría a desfacer el entuerto en que andamos metidos por culpa de otros que muy a nuestro pesar nos gobiernan sin tino.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...