Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

jueves, 18 de mayo de 2017

American Gods de Neil Gaiman

Aprovechando que la serie de televisión basada en este libro está en pleno auge, voy a sacar a la luz las cuatro notas que tenía guardadas desde que lo leí por si a alguien le interesa saber algo más del origen de la serie. Podéis leer tranquilos que no voy a destripar nada... ni a nadie.
En primer lugar agradecer a Gaiman que comparta y divulge cómo escribe sus libros. Esta información es muy útil para alguien como yo que aspira a escribir algo decente algún día. Dicho esto, lo que parece una historia normal y corriente en la América profunda, pronto recibe el toque mágico de Gaiman y se transforma en algo genial cuando empiezan a ocurrir cosas de lo más extraño. Surgen conversaciones alucinantes derivadas de situaciones más alucinantes aún, que nos llevan a la conclusión de que nosotros, pobres mortales, no somos más que simples marionetas en manos de un caprichoso destino por llamarlo de alguna manera.
En resumen, nos encontramos ante un road book (si existe este término para denominar al equivalente literario de las road movies) a través de los Estados Unidos, escrito en un estilo que me ha recordado mucho al de Stephen King. Me ha llamado mucho la atención el hecho de que Gaiman introduce como personajes numerosas divinidades de varias religiones y que son las que le dan título al libro, pero nada del cristianismo salvo alguna que otra mención a Jesucristo. ¿Será algo personal o que no quiso meterse en líos? Si puedo algún día se lo pregunto.

jueves, 4 de mayo de 2017

El heraldo de la tormenta - La corona rota - El señor de las cenizas - Trilogía Steelhaven de Richard Ford

Siete caminos hicieron al andar siete personajes muy diferentes. Poco tenían que ver los unos con los otros pero todos llegaron a confluir en la ciudad de Steelhaven, unos porque ya estaban allí y otros porque allí fueron a dar. Esos caminos se cruzaron, se enredaron, se fundieron durante un trecho, se separaron y alguno desapareció por completo. Pasó el tiempo (o mejor dicho las páginas) y aparecieron nuevos caminos recorridos por nuevos personajes que también fueron a dar con sus huesos a Steelhaven. Volvieron a enredarse, fundirse, separarse y desaparecer. Así hasta que se acabaron las páginas del todo y algunos caminos fueron tan fuertes que sobrevivieron y mantienen su trazado, esperando a ser recorridos de nuevo, ojalá más pronto que tarde.

Gran descubrimiento por mi parte de Richard Ford y su obra. Sí, así de claro y rotundo me pongo a mí mismo todos los laureles ya que fue por cuenta propia que encontré sus libros y decidí leerlos sin ningún tipo de referencia ni recomendación. Un gran acierto que quiero compartir con aquellos que lean estas lineas y puedan ir un poco más sobre seguro. Porque aquí van a encontrar los ingredientes que nos gustan para estos libros: mucha espada, mucha lucha interna de sentimientos, un poco de magia, una pizca de amor y mucha sangre y muerte por todos lados, porque no corren buenos tiempos para la ciudad de Steelhaven, y a esta pléyade de personajes no se les ocurrió otra cosa que juntarse allí en el peor momento.
Aunque la trilogía está terminada, si a su término nos referimos, el autor ha dejado más de una puerta abierta a posibles continuaciones. Supongo que lo hará en otros lugares de los Estados Libres aprovechando buena parte de los personajes creados, a los que sin duda esperarán nuevas aventuras.
Así que no lo dudes más, busca tu lugar en la muralla de Steelhaven. Tú eliges el bando, pero estate bien atento a quien está a tu lado y asegúrate de si puedes confiar en ella o él, porque probablemente de eso dependa tu vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...