Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

jueves, 21 de julio de 2016

El emblema del traidor de Juan Gómez Jurado

Lo prometido es deuda y con esta reseña queda saldada. Tenía la lectura de este libro en mi debe desde hace años y no es bueno dejar pasar las cosas tanto tiempo. Ya sabes, toda demora se cobra sus intereses y yo los he pagado como buen lector que soy. No ha sido con dinero sino con una sensación que duele más y que supongo que la gente que lee habitualmente sabrá entenderlo.
El emblema del traidor te engancha con facilidad y se devora con avidez. A poco que te guste la historia, el misterio y saber sobre gente que tuvo que vivir en momentos difíciles y salió adelante este libro te gustará como es mi caso. Además es muy apto para dar su paso al celuloide y quizá algún día lo veamos en cartelera. Si llega ese momento no sé si tendré el valor suficiente para mantener pegados mis ojos a la pantalla durante alguna escena, cosa que no tuve opción cuando leía el libro puesto que si lo hubiera hecho no podría haber seguido leyendo obviamente.
Y ahora llega el momento del pago en forma de arrepentimiento por no haberlo leído antes, en su momento adecuado. Hace unos años, cuando estaba inmerso en el mundo del misterio y sociedades secretas, nazis, conspiraciones esotéricas y demás eran habituales y casi copaban mis lecturas e intereses, la lectura de esta historia habría supuesto para mí una mayor satisfacción. Me duele porque conocía algo de los hechos en los que se basa la trama y no hice un esfuerzo por llegar a ella con más premura. 
Pero haciendo caso al refrán de nunca es tarde si la dicha es buena y para quitarme el sabor agriculce de mis retrasos, al final del libro se me abrió una posibilidad, un pellizco a mi curiosidad que prendió una llamita que casi estaba apagada en mi interior. Una pregunta se planteó y me gustaría saber la respuesta: ¿Qué pasó viente años después a cinco mil kilómetros de distancia?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...