Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

lunes, 21 de enero de 2013

La Isla del Tesoro de Robert Louis Stevenson, ilustrada por Ralph Steadman.

Hoy no pondré excusas a la lectura de este clásico. Da igual haberlo visto mil veces en forma de película o de dibujos animados, incluso haberlo leído en la infancia, lo he vuelto a leer porque realmente me apetecía. Me encanta el mundo de los piratas y pienso que esta es una de las obras que mejor engloba toda la idiosincrasia pirata. Además, se suma a estas ganas de relectura el hecho de contar con una edición ilustrada que anima aún más a devorar sus deliciosas páginas, si se me permite este calificativo.
Stevenson refleja la vida pirata de forma magistral, con personajes muy bien definidos que dejan huella en nuestra memoria y serán difíciles ya de olvidar. Encabeza la lista el Capitán Flint, que dará el pistoletazo de salida a la historia y atraerá hasta el entorno del joven Jim Hawkins a toda una recua de veteranos piratas o “caballeros de fortuna” como ellos mismos se definen, donde destaca sin duda Long John Silver, el zalamero tullido al que la falta de una pierna no le impide jugar a dos bandas con total éxito. El autor los contrasta en su forma de vivir desordenada y sin pensar en el mañana con las vidas ejemplares del otro bando, donde el médico Livesey y el squire Trelawney encarnan las virtudes de la vida acomodada y “normal”.
Me encanta el código pirata, esa especie de democracia alocada que es capaz de poner orden y concierto entre una banda de hombres que no acatan otro tipo de leyes y normas. Personajes que viven al día, lo cual los hace dejados por un lado y peligrosos por otro, porque no tienen nada que perder, siendo capaces de vender a su propia madre por una botella de ron.
De mi primera lectura recuerdo que el desarrollo me pareció lento en algún momento, especialmente durante el episodio de la empalizada. En esta ocasión sin embargo, se me ha hecho algo pesada la etapa de Jim como marinero novato, siempre con el aliciente de no recordar el final del libro, lo cual ha hecho más interesante aún esta relectura.
Y en cuanto a la edición de Libros del Zorro Rojo, no puedo objetar nada sino cubrirla de halagos: gran formato, tapa dura, papel de gran calidad y el perfecto complemento de las ilustraciones de Ralph Steadman, sobre las que extenderé un poco más esta entrada.
Al principio, pequeños dibujos van ayudando a meterse en la trama. Son simples esbozos de barcos o paisajes, para poco a poco pasar al de los personajes. Si bien los primeros guardan las proporciones, los de personas humanas son grotescos y deformes, predominando el rojo sobre el negro, enfatizando la idea de movimiento con superposiciones muy efectivas. Los títulos de los capítulos, en inglés original, también son rojos y vienen acompañados de salpicaduras muy inquietantes por las evocaciones sangrientas que de nuevo nos traen a la mente. Sólo poner un pero, y es que los dibujos a doble página no se ven bien debido a la encuadernación del libro.
En fin, todo un placer haber recordado este clásico ilustrado, lo que no entiendo todavía es por qué engloban esta obra dentro de la literatura juvenil. Si no recuerdo mal lo leí por primera vez en el colegio, cuando debía tener unos doce años, y tanto entonces como hoy sigo pensando que no es un libro para niños, sino apto para todos las edades.
¿Y sabéis qué es lo mejor? Que todavía queda parte del tesoro en la Isla del Esqueleto. ¿Quién irá a buscarlo?

4 comentarios:

luis dijo...

me encantan las ilustraciones de este tio. Sencillas y extrañas. Sancando el lado enfermo del personal.


saludos

Javi dijo...

Coincido en lo de las ilustraciones, molan un huevo. John Silver el largo qué personaje!! fue mi primera novela y la recuerdo con especial cariño.

Jolan dijo...

La biblia de las historias de piratas, sin duda. Ando yo precisamente desde hace un tiempo queriendo una buena edición de este clásico para leerlo también de nuevo (ya ni me acuerdo de cuando lo hice la primera vez). Quizá me decante por esta.

Es increible, por cierto, la de cómics de piratas que están surgiendo ultimamente (y los que están por venir, ya anunciados). El más reciente, que he comprado, es Compañeros de Fortuna, editado por Ponent Mon. Échale un vistazo, creo que te gustará...

Saludos.

Mr. Gibson dijo...

Sí que tengo en el punto de mira algún cómic piratero esperando ser devorado. La biblia de los piratas... una gran descripción si señor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...