Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

martes, 13 de marzo de 2012

Papa Noel Apocalipsis Canibal.


Muy caro le salió al carismático Papa Noel no haber regresado de inmediato a su casa en el Norte al terminar de repartir los regalos navideños. Un retraso debido a su afán por aprovechar un poco más el sol de nuestras latitudes, aun a riesgo de toparse con un par de criaturas harto peligrosas.
Despistado y somnoliento, dormitaba Papa Noel la siesta acariciado por los cálidos rayos del sol. Hasta que una inesperada sombra lo sacó de su letargo. Pensó que sería una nube solitaria que se había interpuesto entre él y el sol, pero cuando unas manos frías y sudorosas lo inmovilizaron empezó a imaginarse la que le venía encima.
Sin poder ver todavía a sus captores, fue amenazado con un arma blanca en busca de un posible botín de peladillas y polvorones exedentes de Navidad. Tras confesar que sus sacas estaban vacías, su suerte estaba echada.
Entre gruñidos y empujones, las dos criaturas comenzaron a desmembrarlo, babeando cada vez que el olor de su suculenta carne estimulaba su olfato. A cada tirón de piel que sentía, Papa Noel pensó cuan diferente habría sido su destino si no hubiera devorado las reservas de nueces y turrón que le sobraron. Su oronda tripa y el pecado de la gula marcaban un triste final a su larga y famosa trayectoria. Cerró los ojos justo antes de que llegara el primer mordisco en su cabeza, el cual agradeció pues puso punto final al sufrimiento vivido hasta ahora.
Luchando por el mejor bocado, las dos infames criaturas dieron pronto cuenta del festín, mostrando la satisfacción que sentían a cada mordisco luciendo su afilada dentadura y sus profundas fauces repletas de tan suculento manjar. Una vez saciados, abandonaron el lugar para hacer la digestión en un lugar apartado fuera de miradas sospechosas.
Al poco tiempo, unos lugareños encontraron los restos que identificaron con Papa Noel y decidieron darle sepultura y crear un monumento para que fuera recordado por todos los tiempos. Pero su plan no tuvo buen final pues huyeron despavoridos cuando un monstruo surgido de las más ignotas profundidas acudió al lugar para devorar la carroña sobrante. 
Qué mala suerte tuvo Papa Noel, que ni siquiera tuvo descanso después de muerto. Las próximas navidades alguien le echará de menos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡QUE DIOS TE CONSERVE LA IMAGINACION MUCHOS AÑOS¡ ¡QUE BARBARIDAD¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...