Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

viernes, 26 de noviembre de 2010

Hendrick's Gin con Pepino.

Hace ya unos días (o unos meses para ser exactos) fui invitado a pasar una velada entre amigos y familiares. Aparte de una suculenta cena y una más que agradable compañía, la noche encerraba una deliciosa sorpresa para nuestros paladares.
Uno de los comensales acudió a la cita con un presente muy especial: una botella de ginebra Hendrick's, cuya peculiaridad, como bien indica su etiqueta trasera, es que debe ser combinada con pepino en lugar del omnipresente limón ligado al cocktail Gin Tonic. Aunque nos sonaba un poco extraño para nuestros gustos peninsulares, parece ser que no lo es tanto para los experimentados gaznates que pueblan la pérfida Albión.
Tras un viaje relámpago para conseguir los citados pepinos, ingrediente indispensable en la receta, nos dejamos llevar por nuestro anfitrión, que haciendo gala de una maestría propia de un afamado gourmet, preparó con suprema delicadeza los curiosos combinados.
Una lenta aproximación a los labios y ya el aroma del pepino, la frescura de la tónica y el espirituoso efluvio del licor conquistan nuestro olfato, seguido de una victoria total sobre las papilas gustativas, que no contentas con una sola aproximación piden otra más, a lo que accedemos con placer.
Bebemos la copa sin apremio, disfrutando de la velada y la conversación, acabando la jugada con la degustación de las rodajas de pepino, que caprichosas han adquirido la esencia del licor, dejando el continente listo para otro uso sin necesidad previa de paso por el lavavajillas.
Una grata experiencia con la única salvedad del molesto dolor de cabeza del día después, que achaco más a mi preocupante grado de abstinencia alcohólica en el presente, más que a la extraña mezcla de la noche. Y como no hay nada mejor que el método científico para definir hipótesis y aclarar dudas, espero impaciente una pronta invitación para repetir el experimento y sacar las conclusiones pertinentes.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso es vida!! Arriba el pepino

Lobo Eléctrico dijo...

Ultimamente no practico mucho el Gin Tonic, así que se agradecen las ideas para revisitar a viejos conocidos. Y es que la Ginebra es una bebida tan británica como la Cerveza, a la que en ciertas épocas rebasó ampliamente en adeptos. Hasta que durante el siglo XVIII la monarquía decidió grabarla con altos impuestos para reducir el alcoholismo galopante que la bebida había generado. Por lo visto iba borracho hasta el perro del abad. ¡Criaturicas!

Pedro dijo...

Pepino y rosas, mmmm.... una combinación exquisita, mucho más exquisita de lo que cabría suponer con su tónica schweppes y sus buenos hielazos. Llegó a mis labios a través de una amiga bar-woman (sería lo correcto?) hace tiempo. Es una ginebra bastante cara pero a mi me la dejaba a buen precio! jejjeje
No dejéis de probarla! Y la resaca, habrá que seguir practicando porque no recuerdo que nunca me dejase alguna.

Juan dijo...

El Gin-Tonic lo tiene. Hace algún tiempo que no lo saboreo así que habrá que hacerle algún homenaje for good-old-times. A mi siempre me trató muy bien y no suele dejar cheques al portador al día siguiente. Pregúntenle a la Reina de las islas, ahí tienen la prueba viviente de que el Gintonic es recomendado por 11 de cada 10 médicos británicos. Y eso que bebe ginebra barata del super Dia (allí llamado Day).

Mr. Gibson dijo...

Había oído rumores acerca de la afición de las reinas británicas hacia la ginebra, cosa que parece confirmarse.
Y en cuanto a la resaca también se confirma que debió ser mi mal estado de forma. De todas formas espero una próxima invitación para corroborar dicha afirmación.

Mrs.G dijo...

Es que eso de comerse las rodajas de pepino.... para mí que la causa de la resaca fue el atracón a pepino y no de la ginebra...

Juan dijo...

De lo comentado se extrae la siguiente conclusión contrastada empiricamente según los testimonios expuestos:

- Gin-Tonic: mano de santo para cualquier celebración o simplemente para ahogar las penas.

- Rodajas de pepino: las carga el diablo, aléjense de ellas.

Semejante afirmación debe ser publicada debidamente en forma de revolucionario estudio, ya va siendo hora de derribar falsos mitos como aquella falacia que denunciaba Mr Gibson respecto a que la cerveza era mu mala y engordaba. De qué??

"Por el alcohol, causa y a la vez solución de todos los problemas" (Homer)

Rocco dijo...

Pa pepino el mío!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...