Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

sábado, 8 de mayo de 2010

La Ciudad Perdida de Z de David Grann.

Desde hace tiempo estaba entre mis objetivos conocer algo más sobre la vida del Coronel Fawcett. Sabía de él por medio de referencias vagas en otras lecturas, llamándome siempre la atención su espíritu emprendedor y aventurero. Este magnífico libro ha cumplido mis expectativas.
Percy Harrison Fawcett, militar de carrera, comenzó a interesarse pronto por la aventura. Con el propósito de cartografiar las zonas inexploradas del planeta empezó su andadura abriendo rutas a través del Amazonas. Con experiencias muy duras y próximas a la muerte (de hecho muchos de sus acompañantes perecieron en sus expediciones), se forjó su duro carácter, acompañado por una constitución física excelente que le ayudó a superar las penurias de la selva. Destacable fue siempre su actitud ante los indígenas que se iba encontrando por el camino, priorizando el entendimiento y el intercambio de información antes que el uso indiscriminado de la fuerza.
Con el tiempo, su mayor objetivo y obsesión fue localizar la que él llamó la ciudad de Z, posible emplazamiento del añorado El Dorado buscado sin fortuna por los conquistadores españoles. Pese a las dificultades económicas para financiar las expediciones y las personales al abandonar durante largos periodos de tiempo a su familia, no cejó en su empeño en encontrar la ciudad de Z, lo que le llevaría en última instancia a desaparecer en la jungla acompañado de su hijo y de un amigo íntimo. Una desaparición que hoy en día sigue siendo uno de los grandes misterios del Amazonas. ¿Encontró Z? ¿Fue asesinado por los indios? ¿Se quedó a vivir con ellos? O simplemente murió de hambre o  por una enfermedad transmitida por los mosquitos o una picadura de serpiente. No lo sabemos, lo cierto es que nunca volvió.
David Grann  rebusca entre la numerosa correspondencia del Coronel y su familia, entre diarios personales y lo que es más importante, en primera persona viajando hasta el Amazonas y hablando con los indios Kuikuro y Kalapalo. Algún susto que otro se llevó en su atrevimiento, llegando a pensar que perecería como tantos otros en su empeño de encontrar a Fawcett, pero vivió para contarlo.
Tengo entendido que se está realizando una película sobre el Coronel Fawcett, cuyo protagonista será Brad Pitt. Supongo que cuando se estrene, el espíritu aventurero surgirá en muchos que intentarán viajar de nuevo al Amazonas en busca de Z, cosa que no sé si es muy recomendable dado los luctuosos precedentes.

3 comentarios:

luis dijo...

Cuéntate tú que se lo habrían comido los monos o le hubieran hechado mano los reductores de cabezas. O lo mismo se hizo el jefe-dios de una tribu disfrutando de todas las chavalas del clan pa él solito. Cualquiera sabe.
Mr. Gibson, le recomiendo (si no la ha visto ya) la exposición de fotos que hay en Fonseca sobre la aventura de Mr. Shackleton en la 1ª expedición al Polo. La vida a tope!

saludossss family

Mr. Gibson dijo...

Pues un tal Murray, que venía de gallito tras acompañar al polo a Shackleton, resultó ser un completo inútil en la selva amazónica. Se ve que le iba más el frío que el calor. Desapareció unos años más tarde en el hielo.

Juan dijo...

Estas historias sobre aventureros natos son muy interesantes. Yo también te recomendaré un libro, robado en su momento a Luis, y que me lo ha hecho pasar como un niño: "Pilotos, caimanes y otras aventuras extraordinarias" de Jacinto Antón. No te arrepentirás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...