Blog personal de Mr. Gibson donde expresa con total independencia sus opiniones sobre últimas lecturas, grupos musicales, cervezas del mundo, noticias de actualidad, deportes, guitarreo y todo en lo que crea conveniente mostrar su opinión.
Amigo/a, tus comentarios son bienvenidos

Visita la colección de guitarras al final del blog. ¡Cada día crece un poco más!

viernes, 18 de septiembre de 2009

Sobre la memoria olfativa.

Quizás el tipo de memoria más conocida sea la fotográfica, esa capacidad para retener casi al instante lo que entra por el ojo, ya sean imágenes, textos o formas varias. Pero existe otra que me llama mucho la atención y es la olfativa. No sé si es porque casi todos los días tengo alguna experiencia relacionada con ella o por lo particular de estos momentos parecidos a un deja vù. Esa sensación que se tiene al relacionar un hecho pasado o una pesona con cierto olor me sigue sorprendiendo cada vez que me ocurre.
Sin ir más lejos, esta mañana he relacionado el olor de la temprana mañana con el del motor de los autobuses en marcha y casi al instante han venido a mi memoria recuerdos del colegio cuando nos llevaban de excursión. Los que más valoro son aquellos que son muy antiguos, casi de la primera infancia. Por ejemplo, asocio el olor de una colonia de mujer del que no sé ni siquiera que marca es con el parvulario, y todo porque era la que usaba la profesora que tuve por aquellos años. Otro es el jabón de manos Lux porque mi madre olía así cuando me acostaba por las noches, el olor a humedad en casas antiguas me hace evocar imágenes de la casa de la abuela...
Ya de más mayorcito recuerdo la colonia que usaba en mis tiempos universitarios rememorando aquellos años de estudio, algunas sustancias que fuma la gente por ahí me transportan sin remisión a conciertos musicales... Pero sin duda alguna, los olores que más permanecen en mi "retina" olfativa son los perfúmenes de mujer (como decía la canción). Esa fidelidad de algunas féminas a su perfume me hace relacionarlas al momento, aunque se trate de otra mujer la que lo lleva, dirigiendo mis recuerdos hacia aquella con la que establecí el vínculo olfativo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El frescor de las mañanas de verano me recuerda el mar, cuando empiezan a encender la calderas huele a Navidad, el olor a tierra mojada me recuerda a Irlanda, yo sobre todo relaciono los olores con lugares en los que he estado, curiosa la memoria olfativa

Marco dijo...

Joooo, Mr. Gibson, escribes que te mueres, escribes que te pasas...

Solo hacer alguna puntualización más, por ejemplo, el olor de las castañas en los puestos de la calle también evoca recuerdos de los más crudos inviernos... o las primerizas cajas de fresas que son de invernadero a finales de febrero, que anuncian la llegada de la primavera... ufff, es que a mi la comida... ufff

Anónimo dijo...

Me parece muy buena la entrada, porque es verdad que nos sucede a todos y yo también tengo unas cuantas grabadas, pero a lo que voy: ¿era necesario poner ésa foto??????
Misserre.

Mr. Gibson dijo...

Me pareció graciosa y nada más.
No sé quien es pero se parece a Angel Martín, el de la sexta. Resumiendo, no es más que un minero o farmaceútico anónimo, o uno que iba a ir al cine esa tarde... quien sabe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...